Nuestra esperanza cada día se fortalece

Juana González de 68 años y Evencio Mota de 69 años son de Capoacán, en el sur de Veracruz. Ellos fueron afectados por las inundaciones de Octubre en el Sur de Veracruz, debido a que su casa se encuentra cerca de la laguna y el río. El agua subió más de un metro en su vivienda y tuvieron que ser evacuados a un refugio, donde permanecieron durante más de un mes, hasta que la situación se normalizó.

Una vez que el nivel de agua bajó, pudieron regresar a su casa donde el equipo de ADRA les llevó una despensa que les duraría un mes a ambos.

Dado que don Evencio es invidente, la situación se volvió aún más difícil para ellos, pero doña Juana nos comenta: “Damos gracias a Dios porque a pesar nuestras enfermedades y que perdimos nuestras pocas pertenencias, estamos con vida y vemos la mano de nuestro gran Dios manifestada en los momentos de dificultad”.

Don Evencio agrega: “Nuestra esperanza cada día se fortalece, porque llegará el momento cuando nuestro Padre nos restablecerá la salud para jamás perderla”.